El sonido del metal

A diario, Konrad “Bobby” Schottkowski mantiene en funcionamiento en Hagen la carga de bobinas de fleje de ancho medio. Pero cuando sale de gira con su banda, el mundialmente famoso batería de heavy metal le muestra al público el auténtico thrash.

Konrad “Bobby” Schottkowski es un VIP del Heavy Metal. Además de una entrada en Wikipedia, hay muchas páginas con información y grabaciones con su música en YouTube y en medios especializados.

Aterricé en Hoesch Hohenlimburg por casualidad. A mediados de los ‘80 yo acababa de terminar mis estudios de bachillerato en Dortmund y buscaba un trabajo de verano porque quería ganar algo de dinero. Tuve suerte y empecé directamente en el departamento de carga de Hagen. Mi plan era trabajar un par de semanas y después ya se vería. Pero luego me dije: “Quédate un poco más”. En fin, 31 años después aquí sigo. Y siempre en la misma área, en carga. Es que es lo mío.

Al principio yo era un simple cargador. Hoy soy capataz y tengo 50 empleados a mi cargo; nada que ver, por supuesto. Mi trabajo es polifacético y supone una gran responsabilidad. Cada día es diferente, pero todo debe funcionar, y rápido. Pienso deprisa y soy pragmático a la hora de llevar algo a cabo. Pero también estoy mucho fuera, en constante contacto con los empleados. Soy, por así decirlo, la última instancia antes de que el material salga de la planta en camión o en tren.

"Funciono mejor cuando me exigen… y cuando todo fluye a nivel humano"

KONRAD “BOBBY” SCHOTTKOWSKI, capataz

Tranquilo pero exigente

Mi nivel de exigencia es conocido: cuando se trata de los clientes, todo tiene que ser impecable, y no sólo en materia de calidad, sino también de seguridad. Soy un hombre muy tranquilo, escucho a todo el mundo y puedo ser comprensivo, pero con la seguridad soy totalmente riguroso y estricto. Quiero que por la tarde todos los compañeros vuelvan a su casa sanos y salvos, y no puede ser que alguien se tope por la calle con una bobina que sale rodando de un camión.

Me paso al menos la mitad de la jornada sentado ante el ordenador; coordinar, supervisar, organizar son una parte importante de mi trabajo. Actualmente soy responsable, como Key User, de la introducción de SAP en nuestra área y de la formación de mis empleados. Es una labor para la que estaba predestinado, pues en mi interior se esconde un pequeño friki de la informática. Aunque me gusta leer libros o periódicos, disfruto mucho trabajando con ordenadores. Tiene mucho que ver con mi hobby. Como músico, el ordenador me ofrece un sinfín de posibilidades. Muchas composiciones y arreglos surgen ante la pantalla, por ejemplo.

Desde que tenía 13 años siento fervor por la batería. Es una pasión a la que dedico todo mi tiempo libre. Soy, por así decirlo, un “heavy metal” a la antigua usanza. Como autodidacta, lograr el éxito me ha costado mucho, pero hoy no soy ningún desconocido entre los fans del metal. He tocado con numerosas bandas de renombre y he actuado por todo el mundo. Actualmente toco la batería en el grupo británico Tank.

Un auténtico compañero de equipo

Con motivo de mis actuaciones en directo, para las que reservo desde siempre todas las vacaciones, he dado la vuelta al mundo al menos cinco veces y he visto un montón de cosas que te marcan. Festival de Wacken, 70.000 toneladas de metal, actuaciones ante miles de fans en Sudamérica, Nueva Zelanda, Japón, Europa… mi vida es eso y mi profesión. Hay algo que me viene bien tanto en el trabajo como sobre el escenario: funciono mejor cuando me exigen, cuando me concentro mucho y cuando todo fluye a nivel humano. Soy un auténtico compañero de equipo. Cuando la comunicación y la integración son buenas, no hay nada que pueda sacarme fácilmente de mis casillas.

Sí, a veces vivo en dos mundos distintos: el de mi trabajo y el de la música. Pero soy quien soy justamente por eso. La disciplina y la normalidad del mundo laboral me anclan a la tierra, y la música me inspira. No quiero perderme nada de ninguno.