En ambos extremos de la "Nueva Ruta de la Seda"

thyssenkrupp Elevator instala 64 ascensores, entre ellos once modelos de alta velocidad, en el nuevo Silk Road Trade Center. "Silk Road Trade Center" se encuentra ubicado en la antigua ciudad imperial china de Xi’an, la cual vuelve a alzarse en la actualidad como bastión industrial y comercial.

El proyecto "Neue Seidenstraße" (Nueva Ruta de la Seda) se extiende a lo largo de más de 11.000 kilómetros adentrándose en occidente. En uno de sus extremos lleva hasta la ciudad alemana de Duisburg, en la cuenca del Ruhr, la cual no queda lejos de la central del Grupo thyssenkrupp, en Essen.

En el otro extremo, thyssenkrupp Elevator participa en la construcción del Silk Road Trade Center en la ciudad de Xi’an, China, dotando de ascensores ultramodernos al sofisticado complejo de rascacielos para oficinas, hoteles y centros de convenciones. El edificio estará listo para ser ocupado a mediados de año y albergará un total de 64 sistemas de ascensores de thyssenkrupp Elevator, entre ellos once variantes de alta velocidad capaces de alcanzar los 5m/s.

"La Ruta de la Seda viene a significar para dos continentes lo que nuestras soluciones para el espacio urbano: el camino más corto, más rápido y también más seguro desde A hasta B", explica Peter Walker, CEO de thyssenkrupp Elevator.

Xi’an conecta presente y pasado, ya que constituye el punto de partida tanto de la histórica como de la Nueva Ruta de la Seda. En la Antigüedad, la legendaria Ruta de la Seda se extendía desde Xi’an, atravesando desiertos y montañas, hasta el Mediterráneo, donde las mercancías transportadas eran finalmente embarcadas. A partir del siglo XIV fue utilizada entre otros por los mongoles y Marco Polo. Sin embargo, la ruta siempre quedaba limitada a la zona situada entre el Próximo y el Lejano Oriente. En la actualidad, el complejo del Silk Road Trade Center se halla ubicado en una metrópolis de ocho millones de habitantes.