Una larga tradición: fuerza innovadora y protección de la propiedad intelectual en thyssenkrupp

Por quinta vez consecutiva, thyssenkrupp figura entre las 100 empresas más activas en el ránking anual de la Oficina Europea de Patentes (EPO). Sólo en 2019, el Grupo registró por primera vez patentes para más de 600 invenciones. Con 300 registros de patentes en la Oficina Europea de Patentes, thyssenkrupp ocupa el puesto 12 entre las empresas alemanas más activas en 2019. No es de extrañar, ya que la fuerza innovadora y la protección de la propiedad intelectual cuentan con una larga tradición en la empresa: el departamento de patentes de thyssenkrupp figura entre los más antiguos de Alemania.

Con motivo del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, miramos atrás a 125 años de historia de patentes y hablamos con el Dr. Stephan Wolke, CEO del departamento central de patentes, sobre el trabajo de los expertos en patentes del Grupo.

El año pasado, la revista especializada alemana JUVE eligió la sociedad thyssenkrupp Intellectual Property GmbH como el mejor departamento de patentes en Alemania. Desde 2016, thyssenkrupp se ha clasificado regularmente entre los 20 registros de patentes más activos de Alemania en la EPO gracias a la capacidad de innovación de sus áreas de negocio. "Con sus invenciones, nuestras áreas de negocio han creado ahora la base para una cartera de más de 22.000 patentes y modelos de utilidad con el fin de proteger todas las tecnologías clave de thyssenkrupp", explica Stephan Wolke. Cada año se añaden alrededor de 600 nuevas invenciones en todo el mundo.

125 años de innovación y protección de patentes

Y esto desde hace más de 125 años. En marzo de 1895, la empresa predecesora al grupo industrial actual, Friedrich Krupp AG, fundó la primera agencia de patentes de la historia de la empresa. Krupp registró 114 patentes tan solo en el primer año. Tres años después, en 1897, había hasta 260 ideas patentadas. En los años siguientes, la necesidad de proteger la propiedad intelectual de la empresa siguió creciendo: en 1902 ya había siete personas trabajando en el departamento.

zoom

Una visión general de la cartera de patentes en marzo de 1925.

De esta manera, la empresa Krupp contribuyó desde el principio al desarrollo de la protección de patentes en Alemania. "La Oficina Imperial de Patentes de Berlín se acababa de establecer como autoridad nacional de patentes unos años antes", explica Stephan Wolke. "Hasta entonces, la protección de la propiedad intelectual no estaba regulada de forma armónica." En Krupp, sin embargo, desde el principio fueron conscientes de que se deben proteger las ideas buenas.

Un vistazo al archivo de patentes

Por ejemplo, los aros de rueda sin soldadura para el ferrocarril. Gracias a la revolucionaria idea de Alfred Krupp, en el siglo XIX los trenes pudieron viajar por primera vez a más de 30 km/h. Anteriormente, a esta velocidad las ruedas se partían por el cordón de soldadura. Incluso antes de fundar su propia oficina de patentes, Krupp hizo patentar su invención en Prusia en 1853 para protegerla de las imitaciones.

zoom

Hasta el día de hoy, la invención de las ruedas ferroviarias sin soldadura se puede encontrar en el logotipo de thyssenkrupp.

El acero inoxidable, desarrollado en 1912, también era indispensable. Su resistencia al óxido, a los ácidos y al calor contribuyó, entre otras cosas, al desarrollo de la industria química en Alemania. Lo que poca gente sabe es que Krupp también participó en la creación del primer motor diésel. El motor es un desarrollo conjunto de Rudolf Diesel, Maschinenfabrik Augsburg y Friedrich Krupp del año 1897.

"Desafortunadamente, no sabemos cuál fue la primera patente", nos explica Wolke, agregando que el trabajo de patentes en el Grupo es aún más moderno hoy en día.

Entonces, al igual que ahora: protección contra los imitadores

Hoy en día, thyssenkrupp Intellectual Property GmbH es una empresa global con más de 40 empleados en Alemania, EE.UU. y China que trabajan en estrecha colaboración con expertos en propiedad intelectual y empleados de I+D de todo el mundo. Entonces, al igual que ahora, las patentes tienen un objetivo principal: impedir que otros hagan un uso no autorizado de las ideas propias e imiten la innovación. Así, el inventor puede en principio beneficiarse solo de su idea o exigir dinero por su uso. "Después de todo, las empresas dedican mucho tiempo y dinero a sus departamentos de investigación y desarrollo", añade Wolke.

"Por lo tanto, una patente protege los desarrollos propios, pero por un máximo de 20 años."

Además, las patentes también impulsan la innovación en general, ya que obligan a los competidores a desarrollar soluciones alternativas para evitar el pago de licencias al titular de la patente. Al mismo tiempo, las patentes también garantizan la transparencia, ya que se publican para el interés general 18 meses después de su registro. Así pues, las empresas con una vigilancia activa de las patentes pueden evitar infringir una patente ya registrada por un competidor e incurrir en sanciones. "El "trato" del estado es que, para una determinada solución técnica, se permite que exista un monopolio temporal contra la divulgación de la solución", explica Stefan Wolke.

Así pues, las patentes impiden que la investigación sobre el mismo problema se lleve a cabo en varios lugares y muestran dónde tiene todavía cabida la innovación. También los desarrolladores de thyssenkrupp miran bien de cerca la competencia antes de investigar más a fondo una solución. "Comprobamos ya durante el proceso de desarrollo si hay otra empresa que haya presentado previamente una patente para una solución técnica. En thyssenkrupp, trabajamos con inteligencia artificial desarrollada específicamente para este propósito", comenta el experto en patentes Stephan Wolke. "La IA puede comprobar y clasificar los resultados de la observación de la competencia por su relevancia con una tasa de aciertos extremadamente alta, ahorrando así el valioso tiempo de nuestros desarrolladores".

Promoción y reivindicación de las patentes

"Una vez al año, el tema de las patentes debería estar en la mesa de cada miembro de la Junta Directiva", dice Stephan Wolke. "En thyssenkrupp, nuestros profesionales de patentes se reúnen anualmente durante dos horas con los jefes de nuestras áreas de negocio para discutir cómo el posicionamiento estratégico con la PI apoya el logro de nuestros objetivos empresariales". El objetivo es una revisión completa de la estrategia de patentes para cada área de negocio. "Al hacerlo, nos preguntamos que cuáles son las tecnologías que se necesitan empezar a proteger o seguir protegiendo. ¿En qué países es necesaria esta protección de patente? ¿Dónde desarrollan, producen o venden los competidores? ¿Y cuántas patentes están registrando?", explica el experto.

Estas son preguntas importantes que ayudan a alinear los procesos de protección de patentes de la empresa de manera correcta y rentable. Además, los expertos en PI de thyssenkrupp vigilan a los competidores, controlan las infracciones de patentes y marcas e inician campañas de concienciación y programas de incentivación para lograr una mayor fuerza innovadora.

"Los supervisores deben animar a sus empleados a inventar, valorarlos sistemáticamente y llamar la atención sobre la posibilidad de patentar sus ideas", añade Wolke, explicando el objetivo del programa de la empresa "incentivos para inventores", que se puso en marcha en 2014. "Por un lado, en el día a día de la empresa, y por otro lado, financieramente a través de un incentivo adecuado".

Incentivo para el inventor: las ideas deben valer la pena

El trasfondo de este sistema de bonificación es que los conocimientos técnicos del Grupo no solo deben ser protegidos, sino que también se puede recompensar económicamente a los inventores. "Algunos de nosotros ya hemos ganado algo extra con un registro de patente", dice Wolke. Se conceden 1.000 euros a los inventores individuales o a equipos completos que presenten ante thyssenkrupp una idea técnica convincente para un registro de patente. Las solicitudes de invención son examinadas por un comité compuesto por el respectivo jefe de desarrollo, el jefe de marketing y ventas y un coordinador de propiedad intelectual en las áreas de negocio. "De esta manera, recompensamos rápidamente a nuestros inventores por sus ideas", explica Wolke.

Como ejemplos de patentes solicitadas recientemente ante la Oficina Europea de Patentes, se incluyen innovaciones del proyecto de protección climática Carbon2Chem, un proceso para la producción de árboles de leva con peso optimizado, así como mejoras para instalaciones de minería. Con motivo del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, hemos recopilado en nuestro blog una serie de interesantes ejemplos de las patentes de thyssenkrupp.